3.5.18

Sexualidad en las Comunidades Gitanas de Habla Hispana.

   Hola, amores míos. ¿Cómo están? Espero que estén disfrutando de su semana.
   La entrada de hoy es un tanto diferente, no se basa en libros. Sino más bien en una investigación que hice para una de mis historia, porque sí, bebés, escribo. Bien feo, pero le hago.
   El proceso para reunir la información fue bastante complicado, porque hay muy poca información por fuera de la heteronormatividad. Entonces he decidido dejar aquí mis impresiones y lo que investigué, por si acaso alguien algune pobre tonte necesita la información por un trabajo escolar. So, estoy pensando en les pobres niñes.
 

La sexualidad es una palabra de amplio espectro. Es una palabra que se usa para describir todo lo relacionado con la vida sexual, identidad sexual y cualidades de contacto sexual de las personas. [1]

Se tiene la idea de que en las comunidades gitanas son muy cerrados en cuanto a sexualidad y roles de género y realmente no estamos muy lejos de la verdad. Para los gitanos hablar libremente de su sexualidad puede suponer un tema tabú, lo que no beneficia mucho a la comunidad en general en lo que se refiere a educación sexual. Por otro lado, es mucho más fácil hablar de fertilidad, planificación, cuidados del embarazo e incluso enfermedades de transmisión sexual, siempre y cuando no estén afectando de forma individual, sino que comprometa a una pareja. Este hecho no es en realidad nada chocante. Aunque nuestra cultura tiende a ser un poco más liberal en temas sexuales, la mayoría de las personas no va hablando de su vida sexual y también es muchísimo más común el tocar temas como el embarazo o la planificación.

Desde una visión tradicional, que hoy día sigue siendo muy importante en la comunidad gitana, las relaciones sexuales deben ser concebidas en el arco del matrimonio. Si han parado a mirar programas como mi gran boda gitana, se habrán dado cuenta de que la virginidad para los gitanos es realmente fundamental.

En el 2017, una chica que se mantuvo en el anonimato, dio una corta entrevista para la revista Vice. La chica, a la que la revista dio el nombre de Amanda, al ser poco común entre gitanos, tenía 20 años y estaba a punto de casarse, pero no era virgen.

Perdí la virginidad porque me enamoré de un payo en el instituto, y si quieres ser novia de un payo no puedes estar contándole lo de ser virgen hasta casarte. Después estuve con otro, pero de ese no estaba enamorada. No era que ellos me obligaran, también yo me lo pasé bien, a ver qué te piensas. Total, que virgen, lo que se dice virgen, no soy[2]

Amanda expresa, que ante la prueba del pañuelo que debe hacerse, lo que ha decido finalmente es reconstruirse el himen y expresa que no es la primera, ni será la última en hacerlo.

Las bodas gitanas se hacen a muy temprana edad, a la edad de Amanda se esperaría que ella tuviera por lo menos un hijo, de modo que ella prefiere casarse a no hacerlo, pues tanto la virginidad como el matrimonio son temas que deben dar orgullo a la familia y ella no se siente bien si no lo cumple como debe.

Hoy día, se han levantado ciertas luchas por parte de feministas gitanas como Rebecca Souza, quien no solo habla de la xenofobia hacia su pueblo sino de las injusticias que éste mismo comete con sus mujeres. Rebecca dice:

Muchas mujeres gitanas dicen que “feminismo es palabra de payo (no-gitanos)”, pero aun así luchan por el fin de los matrimonios forzados para nuestras niñas, por el acceso a la educación y por el derecho de vivir su sexualidad sin “velos de pureza”. Eso es feminismo aunque ellas nunca hayan leído a Simone de Beauvoir, aunque no estén en universidades o lugares académicos, aunque no participen de marchas o colectivos feministas.[3]

Es importante tener en cuenta que de ninguna forma el feminismo gitano va a dirigirse de la misma manera en la que lo dirigen las personas fuera de la comunidad. Principalmente porque son culturas diferentes y cada una tiene aspectos de las que se sienten orgullosas y que no van a cambiar aunque la contraria los vea mal.

Por eso es que, aunque tenemos la idea de que las comunidades gitanas son machistas e indudablemente acertamos, lo cierto es que no son más machistas que nuestra comunidad. Es solamente una imagen que se vende de personas bárbaras.

Esto es lo que dijo la Asociación de Gitanas Feministas por la Diversidad cuando se les preguntó cómo era la situación de la mujer en la comunidad gitana:

La sociedad paya no es menos machista que las otras, pero existe más información sobre los privilegios masculinos, la violencia de género, los micromachismos, etc. Las payas han conquistado espacios de poder, no es que los hombres payos se los hayan cedido. Cuando nosotras ocupemos esos espacios de poder en nuestro ámbito creo que los hombres se nos van a unir.[4]

Y cuando se les ha preguntado acerca del feminismo payo:

El discurso de las mujeres blancas europeas no nos representa. Necesitamos que se nos signifique como feministas. El feminismo tiene que ser antirracista si no, no podemos hablar de feminismo. Y no solo buscamos reconocimiento, sino significación real. No que nos pongan la mano en el hombro, sino que se pongan al lado en la lucha en las mismas condiciones, la lucha por los derechos de todas las mujeres que no suelen ser nombradas. Un feminismo que no solo incluya a las mujeres privilegiadas.[5]

En realidad el machismo gitano no es tan diferente al nuestro, solo que se lucha de diferentes maneras de acuerdo a las costumbres de cada comunidad, pero si hay algo que sigue resaltando en ambos, es el valorizar a la mujer y no hacer de ella un simple adorno y que así como la sexualidad masculina no tiende a ser un tema tabú, la de las mujeres tampoco lo sea.

Ahora bien, la sexualidad no solo toca temas de una relación mujer hombre, sino que también toca temas de identidad sexual y grupos minoritarios, en el caso que vamos a hablar, de homosexuales y transexuales.

La palabra homosexual proviene del griego homo, que significa lo igual y del latín sexus y que quiere decir sexo. De esta forma, la homosexualidad puede interpretarse como una atracción romántico sexual entre personas de un mismo sexo. La homosexualidad también se refiere al sentido de identidad basado en esas atracciones, los comportamientos relacionados, aunque ciertamente esto es demasiado prejuicioso; y la pertenencia a una comunidad que comparte estas atracciones. [6] [7]

Por mucho tiempo se ha mantenido la idea de que para las culturas gitanas la homosexualidad es un tema tabú y aunque en algunas de las kumpanias aún sigue siendo un tema para mantener oculto y a puerta cerrada para evitar una expulsión, hay otros grupos gitanos que han empezado, si bien no a estar totalmente de acuerdo, si a aceptarlo.

El diario el país el 6 de marzo del 2005 ha presentado un artículo hablando de Joaquín Montaño, un español de 36 años (actualmente debería tener 49 si sigue con vida) abiertamente homosexual y gitano. Joaquín dice “vengo de una clásica familia gitana, somos diez hermanos y mi condición se me notó siempre y se aceptó”, esto puede tomarse como una de las más claras muestras de que la creencia popular de que la homosexualidad es considerada como deshonra y es motivo de expulsión, está cambiando. Tal vez no a pasos agigantados, pero desarraigar cultura tiende a ser un proceso bastante difícil, así que ya es todo un progreso. [8]

El caso de Joaquín no es único. En el mismo artículo, él se atreve a decir que el estereotipo no ha aplicado ni con él ni con los otros homosexuales gitanos que conoce.

Lastimosamente este no es el caso de algunos conocidos de Jesús Carrillo, un chico gitano que participó el programa español Casados a Primera Vista en el 2017 junto con otro hombre. En una entrevista presentada para Shangay, Jesús reveló lo siguiente:

Yo tengo muchísima suerte con la familia que me ha tocado. Mis padres y mis hermanos me han aceptado y respetado desde el principio. De hecho, cuando veo un hombre guapo en la televisión, siempre digo “ay mamá, qué guapo es”

Aunque si te digo la verdad, al principio temía que mi padre me echara de casa, porque he visto casos cercanos donde ha ocurrido eso. De hecho, aunque me respeta, a día de hoy no entiende porque quiero dar tanta visibilidad. Siempre me dice “¿por qué tienes que ser un maricón revolucionario?”. [9]

Cuando se le preguntó a Jesús por una experiencia desagradable de ser un gitano gay, él respondió:

La más dura que recuerdo no me pasó a mí en primera persona. Resulta que mis tíos, que son bastante cerrados y miembros de la Iglesia Evangélica, se enteraron de que mi primo estaba saliendo con un chico de Córdoba. Cogieron y le llevaron al culto para que “le sacaran el demonio de dentro”. Esto fue un verdadero machaque psicológico para él. Yo traté de apoyarlo todo lo que pude. [10]

Aunque es cierto que en otras kumpanias la homosexualidad sigue siendo un tema de deshonra, los gitanos en general tienden a ignorarlo. Su creencia popular es que si no se ve, la homosexualidad no existe. Es por ello, que muchos jóvenes homosexuales se limitan a dejarse llevar de puertas para adentro y seguir aparentando llevar una vida de acuerdo a lo establecido por la cultura gitana, de puertas para afuera.

En el caso del lesbianismo, es mucho más fácil de llevar, puesto que para la cultura resulta mucho más normal que una mujer viva con otra mujer siendo “amigas”, Josefa Santiago, española, dice “Todo el mundo sabe que son algo más, pero ellas y el resto hacen como si no supieran

Noelia Heredia, es una cantautora y percusionista de flamenco, su nombre artístico es “La Negri” y es una reconocida activista por los derechos LGTBQ+ de origen gitano. Noelia afirma que le costó y le sigue costando el declararse abiertamente homosexual, no tanto por su familia, que la ha apoyado, aunque para algunos ha sido un shock bastante grande; sino por el resto de la comunidad. “Te juzga, te sacan del ‘gitanometro’, como yo le digo, te ponen en tela de juicio. Cuestionan si eres más o menos gitana por ser lesbiana”. [11]

Como una de las normas más importantes para el pueblo gitano es el respeto a los mayores, Noelia afirma que no va a perder su fuerza intentando que ellos entiendan que lo que es una sexualidad normal, en realidad es para ella una forma de opresión y que no la hace para nada feliz. También saca a relucir que el hecho de que la dejaran marcharse a hacer su vida, el respeto que tuvieron ante su decisión vale para ella como la suficiente aceptación.

Mari Carmen Cortés, abogada y técnica de la fundación secretariado gitano, también es lesbiana y en su caso no ha tenido malas experiencias. En su casa siempre supieron acerca de su homosexualidad y no tuvo que explicar nada. Mari Carmen dice:

Creo que también es importante visibilizar experiencias positivas como la mía. Parece que la comunidad gitana tiene que ser más machista o más homófoba, pero eso también es por culpa de los estereotipos. No siempre es así.[12]

En el año 2012 Juan David Santiago, se unió al equipo directivo de la FELGTB, Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, como el primer miembro de la comunidad gitana, según el magazine online Pikara. Juan David Santiago revela.

Para muchos gitanos puros y castos, ortodoxos, esas familias que aceptan, lo hacen porque no son gitanos puros. Pues hay gitanos LGTB en todos los ámbitos, desde el evangélico a las élites pasando por el marginal. Otra cuestión es que los pasos que se estén dando no sean los acertados, cosa que aunque respeto no comparto. [13]

Juan David dice que tal vez uno de los pasos decisivos que deberían dar los pertenecientes a la comunidad LGTB gitanos es declararse abiertamente homosexuales y empezar a apoyar estas ONG que buscan un cambio.

Es indudable que la comunidad gitana se ha visto sacudida por el impacto que hoy tienen estas fundaciones, las marchas del orgullo homosexual y, sobretodo, la normalización que se está viendo hoy día incluso en el cine; pero, tanto como hay gitanos que están dispuestos a aceptar esto, hay otros que siguen viéndolo como una aberración, nada diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en sociedades incluso no gitanas.

Manuel García Rondón, secretario general de la federación asociativa Unión Romaní, habla acerca del miedo que tienen las personas gitanas pertenecientes al colectivo LGBT sobre alzar la voz y ser considerados menos gitanos por el hecho de querer normalizar para la cultura su sexualidad. Manuel dice:

“Parte de nuestros jóvenes sufre una gran crisis de identidad, confunde cosas y llega a copiar modelos de conducta rancios".
“Patético que ahora se recuerde Auschwitz y, pese a que los nazis mataban tanto a gitanos como a homosexuales, no asumamos con normalidad esta tendencia sexual".
"Decimos que luchamos por la igualdad, pero qué hipócritas seremos si continuamos la ignorancia de nuestras propias minorías" [14]

Precisamente es el 8 de abril, día internacional del gitano, en el que se entona el guelem guelem, en honor a los gitanos asesinados durante el nazismo, es uno de los días en que más discriminación reciben los gitanos pertenecientes al colectivo, afirman Noelia Heredia e Iñaquí Vásquez. Esto debido al tan preciado, para algunos ancianos y los gitanos “puros”, gitanometro. [15]

La transexualidad es un término que refiere a una persona cuya identidad de género no coincida con la identidad sexual que se le atribuye a partir de criterios biológicos. Las personas transexuales no siempre desean modificar las características sexuales externas que no se corresponden con el género con el que se sienten identificadas. Esta inconformidad lleva a estas personas a intentar adecuar su cuerpo con el género autopercibido y a vivir y ser aceptadas como personas del género opuesto. La adecuación del cuerpo supone pasar por una terapia de reemplazo hormonal e incluso quirúrgico. El objetivo final es adecuar su forma de vida y relaciones sociales, además de su apariencia física mediante cambios anatómicos, es decir, adecuar su cuerpo al sexo sentido o identidad de género.[16]

Acerca de la transexualidad, nos habla Jennifer, cordobesa de 26 años. Jennifer nació oficialmente como un varón, pero según explica su madre, Keta, desde pequeña se notaba que no era el género con el que se sentía a gusto. Keta y su esposo, ambos pertenecientes a la comunidad gitana acompañan a Jennifer a dar visibilidad de la transexualidad con el fin de normalizarlo, incluso dentro de la comunidad gitana.

En el caso de Jennifer, aunque ha sufrido acoso, como cualquier persona perteneciente al colectivo, su comunidad la ha apoyado. Y sus padres han expresado que no por no seguir los patrones establecidos es menos gitana.

Como en todos los casos, lastimosamente Jennifer puede considerarse una excepción; no hay muchos casos conocidos acerca de la transexualidad gitana, pero además de Jennifer se conoce a Jonathan un transexual de la etnia gitana que participó en el programa español Cámbiame. Él expresa que aunque se siente como una mujer, los prejuicios que tiene la sociedad y su padre, quién no lo acepta, no lo dejan terminar de sentirse a gusto consigo mismo. Esa es la razón por la que se sigue refiriendo a sí mismo como un hombre y no como una mujer a pesar de que suele vestir como una. En su opinión, es más fácil lidiar con que a su alrededor crean que es travesti que con su transexualidad.

Hasta el momento, todas estas noticias han sido pertenecientes a las comunidades gitanas residentes en España, lo que al mismo tiempo puede resultar frustrante y feliz. El hecho de que poco a poco se vayan aceptando a las minorías y que hayan más personas pertenecientes al colectivo y a la misma comunidad gitana, es motivo de alegría.

Pero también existe la frustración de no saber, ante la falta de noticias, cómo han sido tomados los casos de homosexualidad en las comunidades gitanas en Latinoamérica.

Sin duda la lucha para el colectivo LGBT gitano todavía es amplia y puede que pase muchísimo tiempo antes de que la comunidad en general pueda ver con buenos ojos el colectivo, pero esto en realidad es lo que pasa en todo el mundo, culturas gitanas o no; lo que sí es importante, son esos pequeños pasos que hacen las familias al aceptar a sus hijos, dejando de lado los temas tabús y las expulsiones que antes eran traídas ante cada caso LGBT.

Si bien, dejar las malas experiencias de lado no es algo que se deba hacer, porque existieron, existen y probablemente lo harán en un futuro cercano y hay que estar pendiente de ello para ayudar a quien lo necesite, tampoco se deben dejar de lado las buenas experiencias con la homosexualidad y transexualidad gitana.

Esto, junto a las luchas feministas que se están haciendo desde la comunidad para el llevar una sexualidad más libre, puede ser un paso pequeño pero firme para un gran cambio que afecte de buena manera a las comunidades gitanas.


[1] Definición de Sexualidad en conceptodefinición.de
[2] Urraca, Sabina, Acompañé a chica gitana a reconstruirse el himen, en Vice.com, el 31 de octubre del 2017
[3] Souza, Rebecca en Revista Azmina. Traducción por Oriana Miranda para esmifiestamang.com el 1 de agosto del 2017
[4] Tribus ocultas, Mujeres gitanas no se sienten identificadas con el feminismo payo, en la sexta.com
[5] Tribus ocultas, Mujeres gitanas no se sienten identificadas con el feminismo payo, en la sexta.com
[6]  «Sexual orientation, homosexuality and bisexuality». American Psychological Association
[7]  «Case No. S147999 in the Supreme Court of the State of California, In re Marriage Cases Judicial Council Coordination Proceeding No. 4365(...) – APA California Amicus Brief — As Filed»
[8] Oleaque, Joan M., El armario gitano, El país, 6 de marzo del 2005, España.
[9] Shangay, Hablamos con Jesús Carrillo, el gitano gay de Casados a primera vista, marzo 14 del 2017, España. (pag. 2)
[10] Shangat, Hablamos con Jesús Carrillo, el gitano gay de Casados a primera vista, marzo 14 del 2017, España (pag. 3)
[11] Pacheco, Anna, Las mujeres gitanas se están empoderando para hablar de la homosexualidad sin tabús, para Like, Share & Do, 2 de julio del 2017.
[12] Pacheco, Anna, Las mujeres gitanas se están empoderando para hablar de la homosexualidad sin tabús, para Like, Share & Do, 2 de julio del 2017.
[13] Juan David Santiado para Pikara Magazine, Por mucho que pese en la comunidad gitana también hay personas LGTB, 30 de junio del 2012, España. (http://www.pikaramagazine.com/2012/06/por-mucho-que-pese-en-la-comunidad-gitana-tambien-hay-personas-lgtbentrevista-a-juan-david-santiago-primer-gitano-en-el-equipo-directivo-de-la-felgtb/)
[14] Oleaque, Joan M., El armario gitano, El país, 6 de marzo del 2005, España.
[15] El país, Feministas y homosexuales: así también son los gitanos, 9 de abril del 2018, España.
[16] Wikipedia.org/transexualidad

1 comentario:

La Biblioteca prohibida ||copyright © Hecho por Angelique world design. Todos los derechos reservados