2.9.15

Lecturas Obligatorias.

¡Hola  Readers! ¿Cómo los trata la vida?
Hoy quiero hablarles de esta cuestión que seguramente a todas las personas, les guste leer o no, les ha pasado. Y eso son las lecturas obligatorias.
Y es que todos, en algún momento de nuestras vidas, tuvimos a esa profesora de literatura a la que le encantaba (o encanta) hacernos sufrir, con obras que claramente sabemos que desde un principio no disfrutaremos.
¿Por qué? puede que se estén preguntando ¿una amante de la lectura no disfrutaría un libro, cualquiera que sea? Vamos, por favor, chicos. Todos sabemos que hay géneros que cada quién disfruta más que otros, pero ni siquiera aquí caben las lecturas obligatorias.
¿Por qué? Pues vamos, que la respuesta es hasta sencilla.
Y es que nuestras lecturas obligatorias siempre consisten en leer libros demasiado clásicos, que tienen un lenguaje tan antiguo, que aunque tengan una trama muy interesante eventualmente tendremos que dejar de lado porque no entendemos ni patata. Ahora, hay que agregarle, que en esos libros también se encuentran los regionalismos, que claramente no aparecen en diccionarios por más antiguos que sean, y está si es clásica, porque muchas veces ni los maestros saben que significan ciertas palabras, pero aunque ellos mismos se den cuenta de la complejidad del asunto, les resbala.
A mis tan solo quince años, todas las obras que he leído (obligatorias, claro esta) han sido escritas a 500 años luz antes de esta época. ¿Saben ustedes, maestros, cuanto ha cambiado la lengua desde ese tiempo hasta ahora? 
Pero esto, no es una crítica a la forma de enseñar de nuestros profesores. ¡No!. Pues ellos también tienen un plan de área que seguir.
Esto es una crítica a la forma de incentivar la lectura en los jóvenes.
¿Cómo se puede pretender, que después de que en el colegio nos hagan leer El Llano en Llamas, La Vida es Sueño, entre otras, a los jóvenes nos queden ganas de coger otro libro? (eso si terminamos el  obligatorio) 
Son lecturas demasiado complejas, con bastantes regionalismos, con palabras que hoy en día no se usan para nada. Al contrario de incentivar, nos crean un trauma.
Si se busca incentivar la lectura en un joven, estoy segura de que sería más satisfactorio que se comenzara por libros modernos. Libros con un lenguaje que nosotros manejemos. Tal vez no perfectamente, pero que por lo menos logremos entender la mayoría de lo que el libro nos dice. Libros con historias que nos dejen deseando más.
Así, cuando le cojamos gusto a la lectura, no se nos hará tan difícil decidirnos por un clásico, y a pesar de que aún tenga un buen grado de complejidad, no se nos hará tan tedioso, disfrutaremos e intentaremos encontrarle sentido a muchas palabras, y al final del día, ya no serán lecturas obligatorias, será leer por placer. 

¿Y bien? ¿Qué piensan ustedes de las lecturas obligatorias? 

1 comentario:

  1. Estoy demasiado de acuerdo. Este tema pensaba tratarle en una sección que tengo llamada "Situaciones Lectoras". A una persona cómo le va a gustar leer si te mandan libros que no entiendes y no te divierten. Está claro que no han tenido la oportunidad de dar con un libro que realmente les haga ver que leer en realidad es muy divertido.
    Es muy indignante, sí. Pero aún así, jamás creo que reflexionen sobre ello.
    Un saludo.

    ResponderEliminar