25.7.15

Existence.

Título Original: Existence.
Autor: Abbi Glines.
Año de publicación: 2011
Géneros: Juvenil - Paranormal - Romántica - Erótica.

Existence, es el primer libro de una trilogía que lleva el mismo nombre. Esta cuenta con un total de cuatro libros, tres pertenecientes a la historia y uno es una historia corta. Su protagonista es Pagan Moore, una chica bastante especial.

¿Qué ocurre cuando eres acechada por la muerte? Te enamoras de él, por supuesto. Pagan Moore no engaña a la Muerte, pero en cambio se enamora de él. Pagan Moore a sus diecisiete años ha visto almas toda su vida. Una vez se dio cuenta de que los extraños que veía atravesando muros no eran visibles para nadie más, empezó a ignorarlos. Si no les dejaba averiguar que podía verlos, la dejaban en paz. Hasta que salio del coche el primer día de colegio y vio a un chico increíblemente sexy descansando en una mesa de picnic, mirándola con una sonrisa divertida en su cara. El problema es, que ella sabe que esta muerto. No solo no la deja en paz cuando le ignora, pero hace algo que los otros nunca han hecho. Le habla. Pagan está fascinada por esta alma. Cuando no se da cuenta de que su tiempo de vida esta a punto de llegar a su fin y que el encantador fantasma del que se esta enamorando no es siquiera un alma. Él es la Muerte y está a punto de romper todas las reglas.


Empece este libro con muchas expectativas. Claro, ¿y quién no? Y aunque no me siento tan decepcionada como para odiarlo, sin duda yo de esta historia me esperaba mucho más.

Empiezo hablando de Pagan, que chica más rara. Y no hablo solamente de la cuestión de las almas. No. Hablo de que ni sabe lo que quiere. Primero quiere que Dank desaparezca y sufre por que cree que Leif, a quien por cierto al principio odiaba con mucho más que entusiasmo, no le presta atención. Pero ni bien este le dice que gusta de ella y empiezan a salir, Pagan se siente atraída por Dank y ahora quiere que él mantenga con ella y que Leif se vaya. ¡Ey! Para, Pagan. Los quieres a todos. 
Ahora bien, sigamos con Dank, quien sin duda entre los chicos arrogantes y con aire misterioso que siempre me atraen. Debo decir que él también es un idiota y que tampoco tiene idea de lo que quiere. Mira, mi vida. Si de verdad hubieras intentado dejarla, no hubieras actuado nunca como lo hiciste. Si hay algo que me gusta de este personaje (algo diferente, claro.) es que para todo lo que siente tiene una canción; y esa es su forma más efectiva de hacerle conocer sus sentimientos a Pagan.
La relación de estos dos personajes es algo que rescato, pues no hay el últimamente tan común amor instantáneo. Si bien fue más fácil para uno de los dos enamorarse, aceptar que amaba al otro, no fue de la noche a la mañana, todo llevo un proceso.

El tipo parece que no puede apartar los ojos de ti. No es que lo pueda culpar.

Ahora bien, los personajes secundarios si que me cayeron mal. Miranda es una idiota total, esa mujer verdaderamente me hace desear patearla, es que es... insoportable, ya se darán cuenta. Wyatt, sin duda es una persona extraña, y bueno, se supone que es amigo de Pagan desde que era muy pequeños, y se preocupa por ella tanto como un caracol se preocupa por ¿una ballena?; bueno, mi punto es que no se le nota nada el cariño que le debería tener a su amiga de la infancia. Y la madre de Pagan, tan despreocupada y ausente como las otras madres en este tipo de historias, se excedió por que ella por lo menos mantiene en casa. Pero no se da cuenta de nada de lo que le pasa hasta que todo el mundo lo hace.
Leif, por otro lado, sería para mi el personaje secundario más agradable de todos, si exceptuamos el trauma que me genero la declaración final de Dank con respecto a lo que es Leif, o mejor dicho a lo que no es Leif. Creo que fue el único que le dio calidez al libro a demás de Gee que ya aparece por el final (No sé ni como me cayo Gee. Es la más rara entre todos) 
La trama fue muy vaga, quiero decir que no explotaron al máximo (como hubiera sido muy bueno) el tema de que Dank fuera la Muerte y mucho menos el don de Pagan para ver almas. A demás de eso me espere mucho más en cualquier otro ámbito, tanto en lo romántico, como en la acción y otros.
Los diálogos parecen ser muy forzados algunas veces, y las reacciones son muy melodramáticas. Doy un ejemplo: si Dank se caía (cosa que lastimosamente para mi sentido del humor, no paso) Pagan grita, llora, y recuerda el hecho durante tres capítulos con demasiada intensidad. Por Dios, chica, superalo. 
A pesar de eso, la historia es muy fácil de leer, se hace muy corta e interesante a pesar de que tiene para mi gusto demasiadas fallas. La recomiendo para pasar el rato.

VALORACIÓN.



Le falto mucho para ser perfecta, pero el tema es bastante interesante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario