27.7.15

Besos de murciélago.

Título Original: Besos de Murciélago.
Autor: Silvia Hervás.
Año de Publicación: 2012
Género: Romántico - Juvenil.
Libro autoconclusivo.

James, un chico de la alta sociedad inglesa, va a pasar las vacaciones de Navidad con los Graham, una familia de clase media americana. Kelsey sería la encargada de hacerle de anfitriona, pero la verdad es que no lo tendrá nada fácil: la personalidad excéntrica y sofisticada de James se desvelará muy pronto. 
Acostumbrado a un tipo de vida propio de las élites, no aprueba ni a los amigos, ni al hermano rasta, ni la comida, ni la forma de vestir de Kelsey. James extiende periódicos para sentarse en el autobús, compra los alimentos más caros y exclusivos del supermercado, pide taxis cada día y humilla a Kelsey con sus comentarios impertinentes. 
 A pesar de las continuas peleas, de las ironías de tono del inglés y de los cortes exasperados de Kelsey, la convivencia les forzará a establecer pactos y, poco a poco, el abismo que hay entre ellos se irá estrechando hasta que una noche, con unas copas de más y ante la sorpresa de Kelsey, James la besará con la excusa del muérdago navideño.


Tenía unas ganas increíbles de leer este libro desde hace ya un buen tiempo, todo gracias a su hermosa portada y la sinopsis que abre nuestras expectativas a una relación de amor/odio de esas que me encantan.
La historia se cuenta en tercera persona y se alternan comentarios entre Kelsey y James, los protagonistas de la historia.
James, definitivamente no esta en la lista de chicos que algún día podría querer; tiene una actitud de lo más infantil e idiota. Es un chico que exaspera, y es tan delicado que parece gay. La verdad no estoy segura de que le gusto a Kelsey de él. Es el chico que ninguna mujer busca: no brinda seguridad, es un peligro que anda y lo peor, la trata fatal.
Kelsey, también me cayo bastante mal, es una chica que aunque tiene una actitud más fuerte, y podría decirse que lleva los pantalones en la relación, es muy exagerada y llorona. No le gana a James, pero de vez en cuando le hace la competencia.
Cabe mencionar que ambos protagonistas tienen 17 y 18 años. ¿no son muy infantiles para su edad?
Si bien la autora se quiso salir de lo clásico, en donde siempre esta el chico fuerte y valiente que haría cualquier cosa por defender a su chica y que la trata como lo más preciado de su vida, no creo que haya aprovechado muy bien ese cambio, digo, es una idea interesante, pero lo único que logro fue que ambos personajes parezcan bastante infantiles y una relación (que como van las cosas) no parece que duraría mucho.

-¿Tres dólares?¿Eso crees que valgo? -Protestó. 
 Ella sonrió de medio lado, satisfecha.
 -No es lo que vales tú, cobraría tres dólares porque te vendería con el traje incluido. Y, ciertamente, tiene pinta de ser caro.

La relación que llevan desde el principio estos dos personajes, la verdad es que no la entiendo. Primero, no es normal que de buenas a primeras se odien desde el momento en que se ven. Es normal que tal vez te fastidie una persona que no conoces ¿pero inmediatamente odiarla? No es más que una exageración. Luego, ¿en qué momento se supone que se enamoran? por que ni bien al primer segundo se odiaban, en el otro ya se estaban besando apasionadamente hasta dejarse sin aire, chicos, tienen serios problemas de bipolaridad. Y por último, no entiendo como después de todo lo que se hicieron mutuamente (muchas veces se pasaban) pueden terminar juntos. La verdad, esta relación no me gusto.
Ahora bien, los personajes secundarios, también los exageraron mucho. Como marcus, que llega a tal grado de desaseo, que no lleva ropa interior, y esta tan perdido que no le importa gritarlo a los cuatro vientos. O los padres de Kelsey, sobre todo Abigail, que va abrazando a James como si se conocieran de toda la vida. A mi ese tipo de situaciones me matarían de miedo, y gritaría: Estoy en una familia de locos. 
Muchas personas dicen comprender el carácter de James, por que viene de un ambiente que lo educo así. Yo realmente no lo justifico. Si es tan educado y perfecto como él mismo dice, no trataría jamás a la familia Graham como lo hizo. Esta bien, es normal que por diferentes motivos no le agradará estar allí, pero uno no debe dejar de ser cortés y de actuar con madurez frente a ese tipo de situaciones.

-Kelsey, ¿entiendes que... te quiero? 
-Si. 
-Entonces lo entiendes todo -concluyó James.

Después de leer esta historia, creo que la portada no concuerda para nada, pues si bien James, maduro un poco y supero la aversión que le tenía a Kelsey, sigue siendo tan mimado y perfeccionista que no toleraría si ella se subiera en sus zapatos. Seguro diría algo como: "Hey, no ensucies mis finos zapatos italianos" con esa voz chillona con la que me lo imagino.
Su final tampoco fue de mi agrado, tiene un final muy abierto y me dejaron con muchas dudas en cuanto a la familia Graham.
¿Qué si lo recomiendo? Tal vez para pasar el rato. Pues nos provoca algunas risas gracias a los constantes enfrentamientos de James y Kelsey.

VALORACIÓN. 



Al principio pensé darle cuatro, pero mientras escribía me dí cuenta de que estaba un poco peor de lo que pensé al principio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario